24 octubre 2010

LOS MORRITOS DE ‘LA PAJINA’, UN ASUNTO DE ESTADO

Posted in Uncategorized a 20:56 por carlosperezolivencia

La solución ha resultado ser más sencilla. Cargarse a todos los que aún tenían cordura en el Ejecutivo parece ser más efectivo que reflotar una economía donde la deuda y el déficit se encuentran como los morros de Leire Pajín, abultados. Para los socialistas la crisis ya ha finalizado. El truco estaba en hacer una remodelación de Gobierno. Ahora, si te he visto no me acuerdo, que hay asuntos más importantes que tratar. Si algo queda claro en Ferraz es que lo que más le importa al 20% de los españoles que viven por debajo del umbral de pobreza es que, a pesar de estar ‘enterrada’ Bibiana Aído, se continúe luchando por una Igualdad que evite que se extienda la idea entre la sociedad de que la señorita Pajín tiene cara de actriz porno.

“¿Crisis?, ¿Qué crisis?”. Es la palabra prohibida en el Palacio de la Moncloa desde este miércoles. Una vez que José Luis Rodriguez Zapatero vendió su alma a los diablos nacionalistas vasco y canario por 18 meses más calentando la silla, ya está todo superado. Si a ello le sumamos las nuevas caras -y morros- del nuevo Ejecutivo, la tarea de gobernar hasta marzo de 2012 puede ser hasta aburrida para un presidente que empieza a matar sus moscas con el rabo de Rubalcaba. Sólo queda cruzarse de brazos y esperar que le cuelguen medallas. Y de eso, el Ministro del interior sabe mucho.

A Zapatero se le cala pronto. Ha utilizado su último cartucho para intentar acortar esa profunda brecha que, según el último sondeo de Sigma Dos para el diario El Mundo, se acerca a los 13 puntos de diferencia entre las dos principales formaciones políticas del país. Amparándose en que lo que más interesa al electorado es el cambio del continente y no del contenido, se han vuelto a divertir poniendo en marcha el juego de la silla y sacando el set de maquillaje de la señorita Pepis.

Y De la Vega ha sido la primera en quedarse sin ella. Se la han cargado a base de zancadillas. Se ha acabado con la disidente para encumbrar al que parecía haberse convertido en su enemigo, Alfredo Pérez Rubalcaba. El Ministro del Interior se come a la vicepresidenta y absorbe sus funciones. Jaque mate. En la partida juegan con ventaja los sindicatos, a los que se les ha premiado con la concesión de un nuevo Ministro de Trabajo a su medida: Valeriano Gómez, más conocido por acudir a manifestaciones en contra de una reforma laboral que ahora, en teoría, debe defender. De locos ¿verdad?. Movimientos tácticos también entre los peones. La ‘señorita Trini’ se come al bonachón de Moratinos en Exteriores; sale Espinosa y entra la otrora miembro de IU, Rosa Aguilar, para asumir sus competencias en Medio Ambiente, Rural y Marino; se trae de nuevo -después de haberle desterrado- a Ramón Jauregui como Ministro de Presidencia; se impone a Marcelino Iglesias -presidente de Aragón- en la Secretaría de Organización del PSOE y de una patada se sube a Leire Pajín a Ministra de Sanidad. Que Dios nos pille confesados porque con sólo abrir sus ‘morritos’ nos puede contargiar de Gripe A. Las buenas noticias es que se manda a casa a Beatriz Corredor (Vivienda) y Bibiana Aido (Igualdad), echando el candado en sus ministerios y acabándose las apuestas estrellas de Zapatero. Nunca un ministerio de Igualdad había traido tanta desigualdad.

Así queda este país después de la última pantomima del Gobierno que el presidente pretende estirar por 18 meses, el tiempo en el que un millón de personas perderán su trabajo y otro 10% del país verá cómo su fin de mes se adelanta al día diez. Es una pena. Como también lo es que los labios superiores de una Ministra se hayan convertido ahora en asunto de Estado. Quien se pica…

Anuncios

6 octubre 2010

TOMÁS GÓMEZ, EL ‘PUNTO G’ DE ZP

Posted in Uncategorized a 19:17 por carlosperezolivencia

José Luis Rodríguez Zapatero aprendió este domingo una lección importante que le hizo ser consciente de que no por ejercer como secretario general de su partido desde hace diez años lo tiene que saber todo de política. Lo que le ocurrió a nuestro presidente el 3 de Octubre fue digno de ser marcado en rojo en el calendario y convertido en Fiesta Nacional de la humildad. La felicidad en el rostro de Tomás Gómez y la más absoluta de las decepciones en el de la vapuleada Trinidad Jiménez marcaban una nueva etapa en un PSOE que empieza a resquebrajarse. Zapatero se negó a dar amparo a Gómez. El otrora alcalde de Parla le resultaba incómodo a la vista. Sin embargo, tras su victoria en las primarias socialistas madrileñas, el presidente pretende seguir estimulando su ‘Punto G’. Situó a Gómez al frente de los socialistas madrileños hace años, una situación que le resultaba plenamente placentera hasta este pasado mes de agosto, cuando Zapatero se buscó otra vía de estimulación: Trinidad Jiménez.

A la niña de los ojos del presidente, la preferida de todo su Gabinete, se le encargó en pleno verano lo que se conoce vulgarmente como un marrón considerable. José Blanco se empecinó en convencer a la Ejecutiva del PSOE de que contaba con una serie de encuestas en las que Jiménez estaba mejor posicionada que Gómez para asaltar la Real Casa de Correos de Esperanza Aguirre. El titular de Fomento, hombre fuerte del partido, fue el impulsor de la deslegitimación del ex alcalde de Parla como secretario general de los socialistas madrileños, cargo que llevaba desempeñando desde hace tres años por obra y gracia de Zapatero, que confió en él para ir trabajándose la Comunidad de cara a Mayo de 2011. Las teorías de Blanco fueron creídas por la cúpula, momento en el que el ‘hombre del talante’ puso su mayor virtud en funcionamiento para decirle a Gómez que quedaba despedido y sin finiquito. Ya no le necesitaba.

Sin embargo, éste le dijo un rotundo “no” y tras una agria discusión, uno salió del recinto de la Moncloa asegurando que de su sitio no le movían y el otro se quedó entre las cuatro paredes de su despacho poniendo en marcha el plan P: Primarias de Madrid. Un duelo fraticida entre Trinidad y Gómez en el que por fin podrían quitarse de en medio a la mosca cojonera, que tenía su lápida política ya esculpida. Sin embargo, el muerto resucitó y se llevó por delante al patriarca y su clan. La gran derrotada fue, todo hay que decirlo, Trinidad Jiménez. 500 votos le sirvieron para salir perjudicada de un asunto en el que la metieron contra su voluntad. Como Ministra de Sanidad y después de haber sido rechazada por los madrileños en 2003, Jiménez estaba muy a gusto luchando contra la Gripe A. La idea le ha salido cara. A ella y a las tres gracias: Zapatero, Blanco y Rubalcaba. El ministro del Interior se cubrió de flores el día que definió a Gómez como la persona cuyo mayor puntal era “haberle dicho ‘no’ a Zapatero”. Ahora, no sólo tiene que tragarse sus palabras si no asistir a cómo su Gobierno se desangra cada vez que uno de sus miembros abre la boca. Un gabinete herido que no confió en el que se ha convertido en la estrella del PSOE.

Ahora Tomás Gómez es conocido no solamente por decirle “no” a Zapatero. El secretario general de los socialistas madrileños -nunca dejó de serlo- puede poner en su curriculum que desafió a la cúpula y les dejó heridos de muerte. En las primarias de Madrid ganó Gómez y perdió Zapatero. Comienza una nueva etapa. La etapa de quitarse a los pesos muertos de encima. El ‘punto G’ es ahora autosuficiente. Es hora de dar placer a las nuevas generaciones.